viernes, 1 de mayo de 2015

Maurice André: pequeños apuntes sobre un trompetista sublime.







 Maurice André fue uno de los trompetistas más importantes e influyentes del mundo, dentro del ámbito de la música clásica, en el siglo XX y parte del XXI. Está considerado por gran parte del público y de la crítica especializada como el mejor trompetista de los últimos tiempos.

 Nació en mayo de 1933 en Alés, una localidad del sur de Francia con larga tradición minera, y falleció en febrero de 2012.


  Iniciado en la música gracias a su padre, estudió en el Conservatorio de París y tuvo como profesor a Raymond Sabarich. Obtuvo en 1955 el primer premio en la Competición Internacional de Ginebra, y en 1963, en la de Munich. Adaptó para trompeta más de 130 obras escritas originalmente para violín, oboe y otros instrumentos, entre ellas el Concierto para Trompeta y Orquesta de Tartini -escrito para violín-.  
 A raíz de su triunfo en la Competición Internacional de Munich (1963), comienza una carrera internacional de éxito por numerosos países: Alemania, Holanda, Bélgica, Dinamarca, República Checa, Gran Bretaña, España, Portugal, Italia, Suiza, Países Escandinavos, Norteamérica, Canadá, México, Brasil, Argentina, Chile, Japón, Australia, Israel, etc.
 En 1967 fue nombrado profesor del Conservatorio de París. 
 Trabajó durante varios años con la Orquesta Filarmónica de la Radio de Francia (ORTF) y con la Orquesta de Conciertos Lamoureux.

  Considerado como el mejor trompetista de música clásica del siglo XX y principios del XXI, como ya se ha dicho, en la década de los años noventa se creó un concurso de trompeta en París con su nombre.

 Compositores como Boris Blacher, André Jolivet, Marcel Landowski, Jean Langlais o Henri Tomasi compusieron piezas para él, e interpretó dichas piezas en innumerables salas de concierto de todo el mundo.
 André consiguió aunar las corrientes pedagógicas  rusas, estadounidenses y francesas para dotar a la trompeta de una versatilidad nunca antes vista.

 Fue requerido por los directores de orquesta más importantes del mundo. También tocó piezas musicales con otros trompetistas fuera del ámbito de la música clásica; son famosas, por ejemplo, las interpretaciones con Dizzy Gillespie –mítico trompetista de jazz fallecido en 1993–.  

  La llamada Escuela Francesa, fundada por André, ha permitido la creación de una serie de escuelas equivalentes en el extranjero, seguidoras de este estilo de interpretar con la trompeta. Entre ellas se encuentra la Escuela Española; dentro de ésta, nos encontramos con antiguos alumnos de Maurice que fueron en su día a estudiar al Conservatorio de París y que han sido (y son) responsables de algunos de los conservatorios más importantes de España. Habría que resaltar la tarea desarrollada al respecto por el  trompetista y pedagogo valenciano Leopoldo Vidal Estrems, fallecido en el año 2005, que fue compañero de estudios de Maurice en París. Vidal Estrems fue Catedrático de Trompeta del Conservatorio Superior de Música “Joaquín Rodrigo” de Valencia y director de banda, y en su juventud, solista de la Banda Municipal de Valencia.

 El legado que ha dejado Maurice André a los trompetistas, y también al resto de los músicos, es muy valioso.
Poseía una musicalidad, naturalidad, calidad sonora, registro, digitación, flexibilidad, sentido rítmico, expresividad, picado, ligado y sentimiento interpretativo fuera de lo común. Él es la referencia imprescindible de los trompetistas que se encuentran en este inicio del siglo XXI. Su tremenda producción artística y las intensas actividades pedagógicas y divulgativas desarrolladas en toda su carrera hacen que este gran músico sea muy respetado y valorado por todos.


  Maurice André siempre estuvo envuelto en una especie de halo de misterio en el que el esfuerzo, el coraje y el tesón estaban siempre presentes.  
  Una de las últimas veces que se dejó ver fue en los Cursos Magistrales de Castellón de la Plana  en el año 2007.

 Merece la pena escuchar sus discos y ver sus vídeos detenidamente para maravillarse con el talento de este enorme músico.